AMAR O SUFRIR



Sufrir... Me tocó a mí ?

Sufrimos porque tenemos conciencia humana. Humanos demasiado humanos nos sentimos terrícolas y confinados a un tiempo - espacio como si nos hubiera brotado la tierra. Sufrimos porque, paridos como terrícolas, vivimos los desterrados hijos de Eva, en un valle de lágrimas. Humanos demasiado humanos, sufrimos al sentirnos atrapados en un cuerpo y en un planeta llamado tierra. Sufrimos entonces, porque no queremos perder el cuerpo y se nos va la vida en cuidarlo, maquillarlo y evitarle la enfermedad y la muerte. Humanos demasiado humanos sufrimos al generar ambiciones materiales y espirituales, generando deseos como la principal causa del sufrimiento. Sufrimos porque generamos apegos, nos encanta poseer y retener. Sufrimos porque creemos que la vida es un estado de pérdidas y ganancias. Sufrimos, en fin, porque el mundo no funciona según nuestras querencias y juicios. Sufrimos además porque así nos damos importancia personal. El sufrimiento es una ganancia secundaria.

Si amas... No sufres.

Tener consciencia de ser humano despierta la experiencia de Amor. Antes que humanos somos SERES. El SER no tiene tiempo ni espacio, no tiene principio ni final, no tiene pérdidas y ganancias. El SER no se atrapa ni se deja atrapar. El SER hecho humano sabe que en su cuerpo anida una fuerza misteriosa,  LA FUERZA UNITARIA DEL PRINCIPIO que le hace templario, impecable y perfecto. El SER, hecho humano, es habitado por la consciencia de la OBEDIENCIA, HUMILDAD Y SUMISIÓN, no reclama ningún derecho por que vive en el deber. El SER hecho humano, no tiene dolores de pasado ni de futuro. Se vive en la eternidad del instante. Supera la mente concreta y diluye, en el MENTAL SUPERIOR,  el sufrimiento.

El Amor no posee. Es desapego. Es liberación. Es comprensión. Contempla sin juicio de valor. Es silencioso. Es desarraigado. Te hace marioneta celeste. Te transforma de ciclo en ciclo convirtiéndote en mariposa que vuela, como un pájaro libre... de libre vuelo.



Si amas... No sufres. Y si sufres... Amas el sufrimiento.


Jorge Gil Henao.

Comentarios

Entradas populares de este blog

AFIRMACIONES POSITIVAS DE LAS FLORES DE BACH

EL ALMA DE ROCK ROSE

EL ALMA DE CHICORY