PINE

No sé en qué momento empecé a sentir que no era válida.

No recuerdo ni cuando empecé a esforzarme tanto en conseguir los mejores resultados y al mismo tiempo auto-inculparme por no haberlo hecho tan bien como esperaba.

Ni siquiera guardo en mi memoria, cuanto tiempo llevo haciéndome responsable de los errores ajenos.

Hoy, gracias a Pine, he entendido que esa sensación de pecado continuo, de sentimiento de culpa perpetuo, es una de las emociones más dañinas que puede asaltarme; que el auto-reproche va ligado a mi pobre sentimiento de merecimiento y a mi escasez de conciencia.

Gracias a Pine desde hoy mismo, soy consciente de no herirme, entendiendo que en cada momento he actuado y actúo sinceramente y de acuerdo a mi nivel de conocimiento.







Comentarios

Entradas populares de este blog

AFIRMACIONES POSITIVAS DE LAS FLORES DE BACH

EL ALMA DE ROCK ROSE

EL ALMA DE CHICORY