LA DEPENDENCIA



El ser humano es el animal mas dependiente de la naturaleza. Desde nuestra mas tierna infancia aprendemos y necesitamos a nuestra madre para alimentarnos y cuidar de nosotros. Somos conscientes de que dependemos del sol, del aire que respiramos, etc. Pero quizás no somos todo lo conscientes que deberíamos a la hora de distinguir nuestras dependencias emocionales.
Cuando somos dependientes dejamos e ser autónomos, es decir, que vamos anulando nuestros deseos, gustos y forma de pensar en pos del otro o los otros, llegamos incluso a convencernos de que somos autenticamente felices si los otros también lo son, sin apenas darnos cuenta del sometimiento.
Pero, ¿por qué?, ¿cual es la verdadera razón de la dependencia?
Hay ciertas características que distinguen a una persona dependiente. Por supuesto que son patrones aprendidos y todos relacionados con el vacío interno.
Podríamos hablar de la necesidad de amor, del sentimiento de que todo lo bueno siempre viene de afuera, de la envidia, de la propia carencia, de la falta de valoración propia e incluso de la avaricia.
Nadie, nunca nos dijo que la verdadera felicidad es un estado del Alma, que no necesitamos nada para ser felices si estamos conectados con nosotros mismos y que las expectativas y los deseos pertenecen al miedo.
El miedo está muy presente en la persona dependiente, crea celos, envidias, rivalidades, sentimientos de inferioridad y dependencia.
Precisamente y por todos esos sentimientos, no solamente podemos llegar a ser dependientes de una pareja sino también de el falso amor, las sustancias que nos provocan bienestar y los falsos reformadores, que se presentan a nosotros en forma de asociaciones, religiones, grupos, drogas............................
No hemos de olvidar que el ser humano es socialmente dependiente y es responsabilidad nuestra criar a nuestros hijos desde el amor y el respeto. Todos hemos cometido errores,los errores de un dependiente emocional.
Actualmente se nos insta a ser independientes, a ser competitivos y autosuficientes, si, es cierto, pero ¿y emocionalmente? 
No es nada fácil observar la propia dependencia, a menudo ni siquiera nos damos cuenta de ella.
Unas pequeñas pistas pueden darnos la clave para averiguarlo.
Normalmente me tratan de igual manera que yo a ellos?
Me cuesta decir que "no" cuando creo que sería justo decirlo?
Acostumbro a sufrir de resentimiento?
Mi voluntad no es tan firme como yo quisiera y acostumbro a evitar los enfrentamientos?


La dependencia es un arma de doble filo pues crea insatisfacción que puede llevarnos a otras dependencias como consecuencia de la primera.
El reconocimiento y la toma de conciencia de uno mismo es el primer paso de la transformación.
En éste sentido,las Esencias florales nos ayudan en todos los procesos por los que tiene que pasar nuestra alma.
Centaury nos aporta Identidad, individualidad y afirmación, permitiendo mediante ese desbloqueo que seamos nosotros mismos.
Chestnut Bud nos acompaña "enseñándonos" cuantas veces hemos tropezado en la misma piedra y allanando el camino.
Larch potencia nuestra autoestima.
Walnut nos anima a cortar, a renacer y nos acompaña en el cambio.
No vale la pena pagar un precio tan alto como la perdida de identidad con el sólo propósito de no sentirnos solos. 
Un abrazo a todos!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

AFIRMACIONES POSITIVAS DE LAS FLORES DE BACH

EL ALMA DE ROCK ROSE

EL ALMA DE CHICORY